Gas + CO2 + poca renovable + alta demanda: así es el cóctel perfecto para que este verano tengamos la electricidad más cara de nuestras vidas

Los precios futuros de la electricidad están totalmente desbocados en los mercados eléctricos europeos, pero sobre todo en España. El precio para el tercer trimestre (junio-agosto) ya roza los 80 €/MWh de media para esos tres meses, algo nunca visto en los mercados. Pero, ¿qué hay detrás de esto? ¿Por qué vamos a pagar más por la electricidad este verano?

Según varios expertos estamos ante lo que se denomina en el mercado una nueva tormenta perfecta de circunstancias, un nuevo cóctel que hará pagar de más por la electricidad durante este verano. Los ingredientes de este cóctel son cuatro principalmente: gas caro, precio del CO2 récord, poca producción renovable y alta demanda eléctrica.

Esta es la situación de los precios futuros del Q3 para España. Se sitúa ya en los 78,85 €/MWh de media, siendo el mes más caro julio. La curva muestra el encarecimiento del precio en el último mes. Se ha incrementado el precio en 15 €/MWh.

Este rally se produce principalmente por los factores anteriormente mencionados.

«Los futuros de gas para el Q3 han subido más de un 60% desde Marzo, debido al aumento de los precios asiáticos, el bajo nivel de almacenamiento tras las elevadísimas extracciones de un invierno duro y largo y un suministro que no termina de remontar», señala Javier Colón, gerente en la consultora Neuro Energía.

Esta es la cotización del gas en el principal mercado europeo: el holandés TTF. Hace un año (es cierto que con nula demanda por el confinamiento) el precio estaba en los 10-11 €/MWh. Hoy se sitúa ya por encima de los 26 €/MWh.

A ello hay que sumar el impuesto al CO2 que se paga en Europa. «Los derechos de emisión de CO2 se han duplicado en los últimos 6 meses, ante un complejo claramente alcista en las materias primas y mercados financieros, el establecimiento de objetivos de reducción de GEI mucho más exigentes para el futuro y la cada vez mayor participación de fondos que especulan con los mecanismos encaminados a combatir el cambio climático», señala Colón.

Como refleja esta curva de precios de los derechos de emisión con cierre a diciembre de 2021, el precio se ha duplicado en el último año. Pero es que en lo que va de año se ha encarecido más de 20 euros por tonelada. Y aunque parecía que el límite se iba a poner en 50 euros, el mercado parece no tener techo de momento y sigue disparado encareciendo la electricidad generada con combustibles fósiles.

Pero claro, no solo es culpa de la materia prima o del CO2. También existen otras circunstancias de política energética y climatológicas que trastocan los precios futuros del mercado eléctrico español.

«La menor liquidez del mercado de futuros en España comparado con otros países de nuestro entorno, el impuesto a la generación del 7% y la mayor dependencia de producción con ciclos combinados ante nuestros veranos con altas demandas de electricidad por climatización debido a la escasa aportación eólica e hidroeléctrica estacional y a una producción solar cada vez mayor pero todavía insuficiente para marcar la diferencia, hacen el resto», explica Javier Colón.

En definitiva, no hay quién frene los precios altos de la electricidad. Con estos fundamentales sobre la mesa se ve lejos ver precios bajos bien establecidos en el mercado.

EL PERIODICO DE LA ENERGÍA.